Indignación entre los agricultores franceses por un informe sobre la presencia de residuos en frutas y hortalizas